Planificación estratégica

Toda empresa que opera en el mercado lo hace según una estrategia de empresa. Esta estrategia puede ser desarrollada de una forma explícita, a través de un proceso de planificación, o implícita debido a la interacción de las actividades de las áreas funcionales.

El énfasis dado a la planificación estratégica por parte de las empresas más avanzadas y competitivas, refleja el hecho de que son mayores los beneficios de realizar una planificación estratégica explícita que implícita, ya que asegura, al menos, que las políticas de los departamentos estén coordinadas y dirigidas hacia el mismo objetivo.

Sea cual sea la forma en que se desarrolle la estrategia, ésta tiene como objetivo el conseguir ventajas competitivas sostenibles que permitan a la empresa obtener una posición superior a la de sus competidores. Esta posición superior se traduce en alta rentabilidad, mayor cuota de mercado, mayor facturación,… etc.

El punto de partida es la definición del Marco Estratégico, el cual contempla la Estrategia global de la empresa, o lo que es lo mismo, que va a hacer en el futuro para conseguir unos objetivos estratégicos, creando valor para los accionistas y clientes, y teniendo en cuenta otras partes interesadas (personas, sociedad, proveedores, …).