Mejora de procesos

La Calidad Total ya no es una meta, es un requerimiento mínimo de la existencia empresarial.


La Calidad Total es una estrategia que busca garantizar, a largo plazo, la supervivencia, el crecimiento y la rentabilidad de una organización optimizando su competitividad, mediante el aseguramiento permanente de la satisfacción de los clientes y la máxima eficiencia en sus actividades. Esto se logra con la participación activa de todo el personal, bajo nuevos estilos de liderazgo.

La realización de medidas que conlleven a la implantación de un Sistema de Gestión serán actuaciones preventivas y de mejora de la eficacia de sus productos y servicios.

El término Calidad ha evolucionado en los últimos años, desde su aplicación como control en entornos industriales, a ser una nueva forma de gestión, que trata de mejorar el funcionamiento de las Organizaciones, optimizando sus procesos y mejorando la satisfacción de sus clientes.

Para la ejecución de las actividades que componen los procesos se requiere la utilización de recursos, cuyo volumen depende del diseño del proceso, de los requerimientos impuestos por la normativa que los regulen, de la cantidad de inputs y del número de anomalías que aparecen en el proceso.